Igarle organiza la Jornada Médica “CIE-10: Más automatización para una mejor codificación”

El pasado día 17 Igarle organizó una reunión de expertos del ámbito médico-profesional sobre interoperabilidad sanitaria en el Hospital de Galdakao con objeto de la entrada en vigor de la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-10.

Al evento sobre CIE-10 acudieron OSI Barrualde Galdakao (Osakidetza), IMQ y Clínica Virgen del Pilar. Estas tres organizaciones representan tanto a la sanidad pública, como a la concertada y privada. Esta puede ser la primera de varias jornadas que servirán como observatorio de la evolución de este complejo escenario.

El cambio de la Clasificación CIE-9 a CIE-10 es un gran reto. Los diagnósticos han aumentado de los 14.000 códigos de la CIE-9 a los 70.000 de CIE-10, mientras que, en lo concerniente a procedimientos, la cifra aumenta desde los 3.000 a unos 74.000 códigos. A esto debemos añadirle la problemática de los sistemas heterogéneos que están implantados en los diversos centros.

Este cambio normativo que entra en vigor el 1 de enero de 2016, implica que en los próximos años, la actividad hospitalaria que es necesario codificar se vaya a incrementar de forma notable (urgencias, hospital de día, procedimientos secundarios, etc.).

Desde el punto de vista de análisis de información, la CIE-10 va a suponer todo un mundo de posibilidades, ya que nos va a permitir una mayor profundización en el análisis de los diagnósticos. Al mismo tiempo, nos plantea un reto en aspectos como la continuidad en el análisis de la información comprendiendo las series históricas anteriores y sin perder el detalle más completo que propicia la nueva clasificación. El Business Intelligence se perfila como una herramienta necesaria para ayudar a los profesionales a analizar la información después de su codificación normalizada.

La interoperabilidad, la normalización y la gestión del tiempo son tres de las claves en la gestión de la información sanitaria. La interoperabilidad aplicada en los diversos centros, ya sean públicos o privados, permite que el historial médico de los pacientes pueda ser compartido e integrado.

Una herramienta de normalización nos permite respetar la flexibilidad en los distintos centros, ya que cada uno funciona de forma distinta. Tratar la información heterogénea de forma normalizada es fundamental para tomar decisiones globales y compartidas, ahorrando tiempo. La interoperabilidad logra que todos los centros hablen el mismo idioma.

Foto: Irekia